Guía para realizar un estudio de mercado | Escoem

Guía para realizar un estudio de mercado

Guía para realizar un estudio de mercado

1. RECOGIDA DE INFORMACIÓN

Lo primero es localizar artículos e informes sobre la situación del sector, estadísticas, datos y censos, así como visitar webs de asociaciones de empresarios, cámaras de comerio y organismos oficiales relacionados con la propia actividad empresarial. Otra necesidad es visitar las webs de empresas competidoras cercanas para obtener información sobre su estrategia comercial. También es necesario identificar y acudir a las ferias sectoriales, conseguir o suscribirse a revistas especializadas y comprobar la información existente de la propia empresa para conocer la imagen que tienen de ella competidores y clientes.

2. OBSERVACIÓN DIRECTA

El segundo paso consiste en observar lo que pasa en el mercado. Si se piensa en alquilar un local, antes de hacerlo, se deben medir, en distintos momentos del día, las personas que pasan por la zona, diferenciando por sexo, edad o situación socioeconómica. Lo mismo debe hacerse con los clientes de la competencia para conocer sus características, preferencias de productos e impulsos y motivaciones de compra.

3. ENTREVISTAS Y ENCUESTAS

El siguiente paso es profundizar en el conocimiento del cliente objetivo y su comportamiento, características demográficas y socioeconómicas, opinión del producto o servicio ofertado y, lo más importante, la conducta de consumo de los potenciales clientes. Para conseguir la información se pueden utilizar técnicas como las entrevistas en profundidad con expertos del sector, grupos de discusión con entre 5 y 8 posibles clientes, encuestas (suponen un mayor coste) y paneles de encuestación (mediante la contratación de empresas especializadas).

4. ANALIZAR A LA COMPETENCIA

Hay que conocer quién está haciendo las cosas bien y por qué, además de estudiar la posible reacción de la competencia ante la creación de un nuevo negocio en el sector. Se pueden realizar visitas presenciales a los competidores, acceder a sus webs y redes sociales, realizar análisis de los líderes del mercado o confeccionar tablas comparativas con los puntos fuertes y débiles.

5. DEFINIR AL CLIENTE OBJETIVO

Hacer un buen estudio de mercado ayuda a definir a qué clientes no dirigimos y dividirlos en grupos afines por procedencia, poder adquisitivo, gustos, etc., y elegir el target o cliente objetivo a los que dirigirse de forma prioritaria para adecuar las posteriores acciones de marketing.

FUENTE: INFOAUTONOMOS.ES

X