La patente, herramienta de negocio | Escoem

La patente, herramienta de negocio

La patente, herramienta de negocio

La cantidad de patentes que tramita un país puede dar una idea, no solo de su capacidad de investigación científica, sino también de la competitividad de su economía. Sin embargo, en España, mientras las solicitudes de marca han aumentado un 7,9% en comparación con 2012, las de patentes han caído un 7,1%, según un informe basado en las estadísticas de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

Registrar una marca es relativamente fácil y rápido, mientras que la obtención de una patente puede durar entre dos y tres años. En palabras de Juan Martínez Arnesto, experto en protección de resultados del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), “la patente protege un método de fabricación o el funcionamiento de un dispositivo. En una sociedad como la nuestra, que se ha subido tarde al tren de la innovación, es lógico que registrar un derecho de este tipo cueste un poco más“.

Con el objetivo de simplificar, acelerar y facilitar la concesión de patentes para fomentar y proteger la innovación, el Consejo de Ministros aprobó el pasado Abril el Anteproyecto de la nueva Ley de Patentes. Se establece un único procedimiento que condiciona la concesión de la patente al resultado de un exámen previo de los requisitos de novedad y actividad inventiva. Si el solicitante no pasa esta prueba no obtendrá el reconocimiento.

Actualmente, este mecanismo convive con otro de carácter general que concede la protección independientemente del cumplimiento de estos requisitos, lo que habitualmente desemboca en patentes débiles, que tienen poco o ningún valor de mercado. El Anteproyecto contempla también una reducción del 50% en la tasa de solicitud para emprendedores y pymes. En España, obtener una patente cuesta entre 1.000 y 1.500 euros dependiendo también de si el proceso se alarga porque la agencia pida que se subsanen observaciones. A esto habría que sumarle los honorarios del asesor, que pueden variar entre los 5.000 y los 7.000 euros.

Para muchas empresas del sector de I+D, la patente se ha convertido en un equivalente a la escritura pública de un bien, protegiendo su inversión y desarrollo frente a posibles competidores. Asímismo, la obtención de una patente fuerte y estable puede acarrear el interés de grandes inversores, constituyendo así un valor seguro en la búsqueda de financiación externa. Arcadio García, presidente de AzureBio, empresa dedicada a la fabricación de biomateriales para el sector sanitario, tomó la decisión de patentar su proyecto para el desarrollo de agujas de vacunación biodegradables, lo que supuso la obtención del respaldo financiero de grandes farmacéuticas. “Ningún findo de capital riesgo va a invertir en ti si no puedes garantizarle que tienes la tecnología en propiedad. Esa exclusividad de mercado te la da la propiedad industrial, por lo que patentar es esencial para recibir apoyo financiero“, manifiesta García de Castro.

FUENTE: ELECONOMISTA.ES

X